Frase célebre
Cierra las puertas de tu rostro para que no digan luego que aquella mujer enamorada fuiste tú.
Alejandra Pizarnik