Refrán grancanario
Ay de aquél que vive en ajena voluntad, no le han de faltar penas ni lágrimas de llorar.

Imagen para compartir

Ay de aquél que vive en ajena voluntad, no le han de faltar penas ni lágrimas de llorar.