Refrán
Hasta el rabo, todo es toro.

¿Qué significa este refrán?

Procedente de la jerga taurina, advierte que nada debe considerarse rematado hasta que no llegue su final. Por eso, no hay que confiarse sino estar preparado para alguna sorpresa o imprevisto, como el torero que piensa que el astado ya ha recibido bastante castigo cuando la verdad es que puede revolverse inesperadamente y darle una cornada.

Este refrán se usa actualmente. Esta expresión ha sido leída al menos por 24 personas.

¿De dónde procede la expresión Hasta el rabo, todo es toro.?

El escritor Carlos Abella lo explica en «¡Derecho al toro!» y también lo recoge El Cossío: «Fue al escritor Jaime de Foxá a quien oí citar por primera vez este refrán. En él se define la edad que en otro tiempo se consideraba debían tener los contendientes de la lidia: el toro, cinco años; el torero, veinticinco. Se suponía que, a esa edad, ambos habían alcanzado su grado máximo de plenitud y sazón; el toro tiene su máximo sentido, vigor, pujanza y poderío, mientras que a los veinticinco años el torero posee la experiencia, los conocimientos de la lidia y la técnica suficientes para enfrentarse al toro con sus mejores armas».

El Cossío incluye varias de estas expresiones en su refranero del toro, expresiones que figuran en la citada obra de «¡Derecho al toro!», un ejemplo vivo de la riqueza de nuestra lengua y de la extensa colección de refranes, frases y expresiones inspiradas en la Tauromaquia.

Ideas clave del refrán

EsfuerzoPrecaución

Imagen para compartir

Hasta el rabo, todo es toro