Refrán tinerfeño
Un amigo es como la sangre, que acude a la herida sin que la llamen.

Imagen para compartir

Un amigo es como la sangre, que acude a la herida sin que la llamen.