Refrán tinerfeño
Una boca y dos orejas tenemos, para que oigamos más que hablemos.

Imagen para compartir

Una boca y dos orejas tenemos, para que oigamos más que hablemos.